TRASTORNOS DEPRESIVOS

Trastornos depresivos

Los trastornos depresivos son un conjunto de trastornos mentales comunes que se caracterizan por la presencia de síntomas de depresión significativos que afectan la vida cotidiana de una persona. Estos trastornos pueden variar en gravedad, duración y frecuencia de los síntomas, y pueden afectar a personas de todas las edades y orígenes. Los trastornos depresivos pueden ser causados por una combinación de factores biológicos, psicológicos y sociales, y a menudo requieren tratamiento profesional para mejorar. Es importante que las personas que experimentan síntomas de depresión busquen ayuda de un profesional de la salud mental para recibir un diagnóstico preciso y un tratamiento efectivo.

Sintomatología característica

  • Sentimientos persistentes de tristeza, vacío o desesperanza
  • Pérdida de interés o placer en actividades que antes disfrutaba
  • Fatiga o falta de energía
  • Problemas para dormir, incluyendo insomnio o dormir demasiado
  • Cambios en el apetito o el peso
  • Dificultad para concentrarse, recordar detalles o tomar decisiones
  • Sentimientos de inutilidad o culpa excesiva
  • Pensamientos de muerte o suicidio
  • Irritabilidad o agitación
  • Dolores corporales inexplicables, dolores de cabeza o problemas digestivos.

Es importante destacar que no todas las personas con un trastorno depresivo experimentan todos estos síntomas, y que la gravedad y duración de los síntomas pueden variar de persona a persona. Además, es posible que algunas personas experimenten síntomas psicóticos, como alucinaciones o delirios, en el contexto de un trastorno depresivo grave.

Trastornos depresivos según DSM-5

El DSM-5 (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, quinta edición) es un manual de diagnóstico utilizado por los profesionales de la salud mental para identificar y clasificar los trastornos mentales. Según el DSM-5, algunos de los trastornos depresivos incluyen:

  1. Trastorno depresivo mayor: se caracteriza por la presencia de al menos 5 síntomas depresivos durante al menos 2 semanas, incluyendo tristeza, pérdida de interés o placer, cambios en el apetito o el sueño, fatiga, sentimientos de inutilidad o culpa, dificultad para concentrarse y pensamientos o intentos suicidas.
  2. Trastorno distímico: se caracteriza por una tristeza crónica y de bajo nivel que persiste durante al menos 2 años, junto con otros síntomas depresivos.
  3. Trastorno disfórico premenstrual: se caracteriza por cambios de humor significativos y síntomas depresivos en la fase lútea del ciclo menstrual, que interfieren con la capacidad de la persona para funcionar en su vida diaria.
  4. Trastorno depresivo persistente: se caracteriza por una depresión crónica que dura al menos 2 años y puede incluir síntomas depresivos graves o de bajo nivel.
  5. Trastorno depresivo debido a otra afección médica: se diagnostica cuando la depresión es causada por otra afección médica, como una enfermedad crónica o una lesión cerebral.

Es importante señalar que el diagnóstico de un trastorno depresivo requiere la evaluación de un profesional de la salud mental, y que el tratamiento efectivo puede incluir terapia, medicación o una combinación de ambos.

Tratamientos

Terapia cognitivo-conductual (TCC)

La TCC se enfoca en cambiar patrones de pensamiento y comportamiento que contribuyen a la depresión.

Medicación

Los antidepresivos son medicamentos que pueden ayudar a aliviar los síntomas de la depresión al equilibrar los niveles de ciertos neurotransmisores en el cerebro.

Terapia de grupo

Los grupos de terapia pueden proporcionar apoyo emocional, educación y un lugar seguro para compartir y aprender habilidades para manejar la depresión.

Contacta e infórmate sin ningún compromiso